MasterD

Blog MasterD

 

Opiniones MasterD en nuestro Blog

Sanidad »

Mitos y Leyendas sobre las Picaduras de Medusa

  • En verano, son numerosos los casos que oímos en las noticias sobre presencia de medusas en nuestras playas. Pero no hay que alarmarse, la presencia de medusas es en momentos puntuales.
  • Oposiciones Sanidad MasterD
 

MasterD Sanidad Medusas

 

En las noticias vemos todos los días algún caso de presencia de medusas en las playas españolas pero, lo primero que queremos hacer es tranquilizar a todos los veraneantes ya que, según indica el investigador y experto en medusas del Instituto de Ciencias del Mar de Barcelona perteneciente al área de Recursos Naturales del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Josep Maria Gili, como en años anteriores la presencia de medusas en las playas será en momentos puntuales, y no va a ser una presencia constante ni en cantidades alarmantes.

 

En nuestras costas podemos ver hasta 10 tipos distintos de medusas (Cotylorhiza tuberculata, Rhizostoma pulmo, Pelagia noctiluca, Chrysaora hysoscella,…) su tamaño varía desde los pocos centímetros hasta el metro de diámetro y lo que más nos interesa, su picadura puede ser muy peligrosa (Physalia physalis o la Carybdea marsupiales) o inofensiva (Velella velella, Aequorea forskalea).

 

Si no podemos evitar la tan temida picadura de medusa hay que saber cómo actuar correctamente. Para ello debemos conocer la clínica de la picadura y la actuación inmediata.

 

Cuando se produce la picadura, la clínica es muy dolorosa, con mucho picor y a continuación presencia de edema, eritema e inflamación. En ocasiones se forman vesículas similares a las de las quemaduras, como pequeñas ampollas. Si es de los tipos más peligrosos, el veneno se va a distribuir por todo el organismo y los síntomas serán falta de aire, opresión en el tórax, calambres musculares y hasta disnea. El accidentado puede presentar además angustia, síntomas psicomotrices, ausencia de apetito, cefalea y hasta conjuntivitis. En pacientes mayores o con procesos crónicos los síntomas pueden agravarse y llegar a alteraciones del sistema nervioso central.

 

Los profesionales sanitarios sabemos que hay muchos mitos y leyendas sobre qué hacer cuando te pica una medusa, pero las pautas correctas son las que exponemos a continuación: 

 

En primer lugar hay que inmovilizar la zona de la picadura y es recomendable aplicar frío local. A continuación se intentarán retirar los restos de la medusa siempre usando guantes y pinzas, y limpiaremos la zona con suero fisiológico o agua salada. Nunca utilizaremos agua dulce.

 

El siguiente paso es la aplicación tópica de antiinflamatorios con corticoide y antihisitaminico.

 

En tercer lugar acudir a un servicio médico para que evalúe la lesión y los síntomas según evoluciona.

 

Para prevenir estos accidentes la actuación debe dirigirse a la vigilancia de las zonas de baño y avisar a los usuarios. No hay que tocar nunca las medusas con las manos, no somos expertos y como hemos dicho, hay de muchos tipos.

 

Y por último, mantenerse alejado cuando nos informan de su presencia, pueden resultar llamativas y curiosas, sobre todo con niños, que además resultan especialmente sensibles a su picadura. Como bien dice el sabio refranero español… más vale prevenir que curar.

 

Por ultimo vamos a desmentir una serie de falsos mitos respecto a las picaduras de medusas:

- No es cierto que deba usarse calor: al contrario, se recomienda la aplicación de frío local.

- Se debe utilizar agua salada, nunca agua dulce.

- No se debe frotar la herida con arena.

- No se recomienda el uso de orina. Lo más eficaz es limpiarla con suero fisiológico o agua salada.

 

Tras estos pequeños consejos solo nos cabe desearos un feliz verano libre de medusas.

 
 

Nuevo comentario: