MasterD

Blog MasterD

 

Opiniones MasterD en nuestro Blog

Problemas de la formación online en España

 

En España sólo el 15% de la formación es online. Estamos a la cola de los países más desarrollados y, por desgracia, países con economías más débiles que la nuestra nos superan. Por ejemplo Argentina, que tiene un buen mercado de formación online y productos virtuales con calidad muy superior a la española.

¿Qué es lo que pasa en España con la formación online?

En nuestro país, la formación online no tiene un desarrollo espectacular debido principalmente a un enfoque erróneo.

España es un país con una orientación formativa muy tradicional. Las carreras universitarias están orientadas a la formación didáctica, al igual que la mayoría de los cursos existentes en el mercado. Nos resulta difícil adaptarnos a esa necesidad imperante de tener una formación práctica a la misma altura que la formación didáctica. A los docentes les cuesta entender que el conocimiento esta formado por ambos aspectos: “no sirve de nada saber qué es algo y para qué sirve si no sabemos ponerlo en marcha”.

Esta es la principal razón por la que nos está costando tanto adaptarnos al Espacio Europeo de Educación Superior. En Europa, la mayoría de los países ya tienen adaptada su formación a la vida real. En España se teme. Se cree que orientar la formación a la realidad empresarial va en detrimento del conocimiento clásico. Este debate es duro, pero es justo el que ha hecho que la formación online en España no tenga una efectividad real.

Los cursos de todo tipo han de adaptarse a las necesidades del mercado. El mundo docente ha de aceptar que el mercado es parte de la formación y la formación online es un elemento preferente.

docentes-online.jpg

La formación online debe alejarse del concepto tradicional de formación. Actualmente, en España el problema es el enfoque. De nada sirve tener una herramientas precisas que nos permitan hacer todo tipo de virguerías, si no somos capaces de adecuar el contenido.

Los cursos virtuales y la formación online en su conjunto han surgido de la necesidad de garantizar formación sean cuales sean las necesidades del alumno, ya bien sea estudiante o trabajador.

A la hora de preparar formación online es importante conocer cuales son las necesidades del futuro alumno y cómo es el mercado de los cursos virtuales. Hay que tener en cuenta que un alumno virtual en nada se parece al alumno tradicional. Un estudiante de aula y un estudiante virtual reclaman cosas diferentes y tienen necesidades diferentes.

Los docentes deben superar este temor. El miedo a lo desconocido y el acomodamiento a una situación provocan que la formación virtual esté a años luz de su desarrollo completo. Es fundamental que exista un interés por conocer quien es el estudiante de formación online y que haya una formación específica para el elearning.

Los docentes deberían realizar esta formación específica a través de cursos online para saber qué se siente siendo alumno virtual. La clave de la formación online es que el docente sea capaz de entender que se siente siendo un alumno al otro lado del ordenador. Conocer las dudas, los miedos y los problemas puede ayudar mucho a la hora de desarrollar un programa adaptado que huya del texto tradicional colgado en la red (qué es lo que en muchos sitios están ofreciendo como formación online).

Aprender la importancia de la estructura, de la adecuación de contenidos al nuevo medio y conocer las necesidades del alumno virtual es imprescindible para que España pueda desarrollarse en el mercado de la formación online al nivel de otros países.

MasterD está a la vanguardia con docentes adaptados. MasterD Idiomas es, sin duda, un éxito de formación online.

El principal objetivo de la formación online es convertir al alumno (ya sea estudiante o trabajador) en un aprendedor profesional. Los docentes españoles deben hacer un esfuerzo extra incluyendo la formación virtual en sus registros y deben cambiar el enfoque para conseguir que el conocimiento salga de las aulas y comprender que es más importante enseñar a aprender que enseñar conocimiento en sí.

 
 

Nuevo comentario: