Certificación en tecnología

 
Está claro, tu quieres una certificación en tecnología.

En estos momentos de tanta incertidumbre, te planteas potenciar tu perfil profesional, pero ¿de qué forma? Nuevos cursos, un ciclo de Fp a distancia, algunos MOOCS, o puede que un Master.

Empieza por hacerte algunas preguntas básicas ¿te falta experiencia o titulación? ¿te gusta lo que haces? ¿Eres usuario de tecnología? En definitiva varias cuestiones que te ayudarán a centrar el tiro en tus objetivos a corto plazo.

Volviendo a la última pregunta que planteamos, si eres usuario de la tecnología de forma profesional o es una disciplina que te apasiona, debes plantearte seriamente prepararte una certificación en tecnología. Las primeras marcas del sector tecnológico ponen a tu alcance la posibilidad de obtener una certificación considerada oficial por las mismas.

Dispones de varias tecnologías, a las cuales puedes intentar sacar provecho de tus habilidades. Por ejemplo, el diseño gráfico, ofimática, programación, redes informáticas, diseño industrial o fundamentos del hardware y software.

Poseer una de estas acreditaciones te abre la puerta a nuevas oportunidades profesionales por su alto grado de valoración entre los denominados empleadores. Cada vez más, se tienen en cuenta este tipo de avales en los procesos de selección o incluso en los requerimientos del personal de las empresas de dedican su actividad a estos sectores.

Si buscas potenciar tu perfil, no dudes en programarte una preparación para alguna de estas certificaciones en tecnología, requieren de poco tiempo para su preparación, entre 1 y 4 meses, eso si no tienes los conocimientos suficientes. Y también por su bajo coste. Los exámenes de certificación son relativamente baratos para los que su valor supone.

Para empezar a probar este mundo te aconsejamos que te prepares alguna certificación ofimática de Microsoft MOS, o si ya tienes perfil tecnológico puedes atreverte con otras de mayor nivel como la carrera tecnológica de Hp ATA.

Anímate, una vez que obtengas la primera, ya no podrás parar de prepararte otras. Suerte.