Cursos virtuales, la flexibilidad en formación

 

Todos hemos oído hablar de los cursos virtuales. Todos conocemos a alguien que nos ha dicho: “Estoy haciendo un curso virtual”. Y muchas son las veces que ante tu respuesta de “no tengo tiempo para estudiar tal cosa” alguien te ha intentado convencer de que te formes a través de un curso virtual.

Aunque, el concepto no todo el mundo lo tiene claro. Hay muchos términos que sustituyen al de curso virtual: e-learning, teleformación, curso online, formación online, … y así una gran variedad.

Aunque el sustituto por excelencia de curso virtual es el de e-learning.

El e-learning es un término inglés que define el uso de las nuevas tecnologías multimedia para mejorar y desarrollar nuevas estrategias de aprendizaje. Vamos, en cristiano, el e-learning o los cursos virtuales son formación a través de la red. El uso de Internet y las nuevas tecnologías para aprender.

Pero la gran virtud de los cursos virtuales es que no van unidos a un tramo concreto de la formación, su uso puede extenderse a la innovación y al aprendizaje permanente.

Curso Virtual

Se puede utilizar la modalidad virtual de formación en un sin fin de variantes:
  • Educación de Adultos
  • Necesidades educativas especiales
  • Recursos de educación de calidad (en todos los niveles)
  • Aprendizaje no formal e informal

En realidad, para especificar más habría que señalar que el e-learning es la modalidad de formación y un curso virtual es la forma específica de dicho tipo de formación.

Y no sólo es una moda, es un avance educativo ya que las ventajas que aportan los cursos virtuales garantizan que la formación no se acabe tras la escuela, el instituto o la universidad. El aprendizaje a través de Internet permite la adaptación del ritmo de aprendizaje al alumno y la disponibilidad de las herramientas de aprendizaje independientemente de límites horarios o geográficos. Esto hace que a pesar de trabajo, familia o ambas cosas, la formación entre en nuestra vida: que no nos quedemos obsoletos en el mercado laboral, que podamos estudiar aquello que siempre quisimos pero no pudimos, aquello que, por lo que fuese, deje a mitad.

Es un gran avance: ¡el conocimiento por fin sale de las aulas!

Otra de las grandes ventajas es para el formador o empresa formativa: el ahorro de tiempo y costes. Con la misma inversión se llega a más alumnos.

Pero sin ninguna duda, la mejor ventaja para nosotros, los futuros estudiantes de cursos virtuales es la flexibilidad. Poder estudiar a cualquier hora de cualquier día de la semana es sin duda una gran aportación.

Pero aunque los cursos virtuales estén muy de moda y las ventajas sean enormes, en España aún están lejos de llegar a los niveles de otros países. En Estados Unidos, la formación online está en el 30%, mientras que en España sólo es de un 15%.

El gran problema es la aplicación y el usuario. En parte, el error español ha sido la utilización de temarios e información tradicional pasada a soporte virtual. Se debe adecuar el contenido a Internet y a las nuevas tecnologías. Deben adecuarse tanto los programas como las estrategias. Y aunque ya muchos centros empiezan a realizar un trabajo muy correcto, la verdadera formación online todavía tiene que aflorar en nuestro país.

Y el otro gran problema es que muchos de nosotros tememos las nuevas tecnologías. Tememos no saber usarlas y tememos estudiar solos. Nos da miedo no tener quien nos resuelva las dudas y no saber avanzar.

Curso Virtual2

Este temor está intentando ser superado con una nueva estrategia de los centros de formación que ofrecen cursos virtuales: el Blended Learning.

Así dicho suena a palabreja con poco utilidad, a estas modas de ponerle a todo nombres ingleses para cosas muy, muy corrientes. Pero no, el blended learning es un sistema que combina la formación online con los métodos tradicionales de enseñanza. Es muy útil para la superación de miedos.

Nos tranquiliza pensar que podemos realizar un curso virtual cómodamente desde nuestra casa pero que vamos a disponer de un temario en papel, como el de toda la vida, y que, en caso de necesitarlo, vamos a poder asistir a un aula y tener relación directa, cara a cara, con un docente.

Esta modalidad pretende ser una alternativa, que parece que está funcionando muy bien. Combina la flexibilidad con la seguridad. Para muchos, poco dados a las innovaciones, es la solución a su necesidad de formación a pesar de los horarios imposibles.

¿A qué estas esperando? Los cursos virtuales o el e-learning son tu solución para seguir desarrollándote y, ahora, ya sabes que no tienen ningún secreto para ti.

 
 

Nuevo comentario: