Dependientes de comercio, una necesidad constante en el mercado

 

El sector del comercio es un sector fuerte en la economía española. Crece anualmente tanto el sector en sí, como en el número de empresas y el número de ocupados.

Todos somos conscientes de la gran cantidad de comercios que recorren las calles de nuestro país, desde pequeñas tiendas a enormes centros comerciales. El sector en general, crea un gran número de puestos de trabajo por lo que trabajar como dependiente es una apuesta segura por el empleo.

El comercio minorista es un referente importantísimo a la hora de que una persona formada como dependiente de comercio encuentre empleo ya que es un sector estable que crece anualmente.

El empleo en el sector va unido a las ventas. Si crecen las ventas crece el empleo. En 2007 las ventas del comercio al por menor registraron un crecimiento del 2,6% en términos constantes, mientras que las grandes superficies registraron un incremento del 1,7% respecto al año anterior, también a precios constantes. Esto provoca que cada día haya más empleo como dependiente de comercio aunque como, es normal, existe una gran competitividad en el mercado por lo cual, los más preparados y con mayor experiencia en el sector, tienen empleo asegurado.

Actualmente, para conseguir una formación adecuada han surgido una gran cantidad de cursos de dependiente de comercio que intentan que los futuros profesionales adquieran conocimientos sobre la comunicación y el comportamiento del consumidor, las técnicas de venta, la gestión de stock, la organización del punto de venta y el uso y manejo de la informática en aplicaciones comerciales.

213636_8244.jpg

La verdad es que los datos para decidirse a trabajar en el comercio son buenos. El empleo en el sector del comercio minorista, registró el pasado año un incremento del 1,8%, mientras que la ocupación en las grandes superficies aumentó un 2,5%. Llegando en 2007 a 3.128.580 personas ocupadas en el sector.

Por comunidades autónomas, el empleo presentó los mayores aumentos anuales en Murcia (4,9%), Extremadura (3,1%) Castilla-La Mancha (2,7%), Aragón (2,6%) y Galicia (2,6%), frente a Cataluña y Baleares (1,1%), que registraron, por el contrario, las menores tasas de crecimiento.

Además del número de puestos de trabajo actuales y su constante crecimiento también existen otros datos alentadores para dedicarse a la atención al público en el comercio. En 2007, el 55% de los contratos eran indefinidos frente a un 17% de empleo temporal y un 27% de autónomos.

También crece el número de empresas dedicadas al comercio, en 2007 se incrementaron en casi diez mil empresas más, alcanzando la cifra de 845.229 empresas inscritas en el sector del comercio.

Trabajar de dependiente de comercio supone la posibilidad de tener un empleo que te motive, de atención al público y con unas perspectivas laborales muy favorables pudiendo tener un empleo estable, difícil de encontrar en otros sectores económicos.

El único requisito para conseguir uno de esos tan admirados contratos indefinidos en comercio es tener una formación que se adecue al puesto de trabajo y experiencia en empresas que destaquen dentro del sector.

El comercio es la clave de la economía, un país que consume es un país que crece y por tanto, siempre se intentará incentivar el sector, algo que provoca un crecimiento constante y por tanto una necesidad permanente de dependientes de comercio en el mercado.

 
 

Nuevo comentario: