Educador sociocultural, mejorando la sociedad

 
Trabajar con personas con problemas sociales, marginación o que no se adapten al entorno, son algunas de las labores principales del educador sociocultural. Desde hace unos años, la figura de este profesional de la educación ha ido ganando terreno, y se ha convertido, en una profesión demandada por el amplio abanico de posibilidades que ofrece. El educador sociocultural es un pilar fundamental en el ámbito educativo. Es un profesional importante que puede desarrollar sus funciones en ámbitos muy distintos, tanto en la empresa pública como privada, de manera autónoma o a través de cooperativas de trabajadores.

Entre las funciones principales de estos profesionales se encuentran las de observar el comportamiento de los grupos en los que desarrolla sus funciones, contactar con las familias para intentar solucionar sus problemas relacionales, mediar entre educadores e instituciones así como dinamizar relaciones de convivencia. Estas son algunas de las funciones que pueden desempeñar. Los ámbitos de intervención de este profesional abarcan:
  • Infancia y adolescencia
  • Educación y formación de adultos
  • Tercera Edad
  • Drogodependencias
  • Disminuidos físicos, psíquicos o sensoriales
  • Animación Sociocultural y tiempo libre
Por ello, la figura de este profesional se hace indispensable en la sociedad en la que vivimos y se convierte en una fuente de empleo necesaria.