El 24% de los españoles creen que su formación no se adecua a la vida profesional

 

En los medios de comunicación ha salido estos días que una multinacional de recursos humanos ha realizado un estudio en el que uno de cada cuatro españoles afirma que su formación tras la educación obligatoria no le ha preparado correctamente para la vida profesional.

El 58% de los encuestados consideran que su formación superior no les ha preparado como es debido para desarrollar su trabajo en el mercado laboral. Lo que coloca a nuestro país en la posición 25 frente a un total de 33 países, en lo que se refiere a la percepción que los trabajadores poseen acerca de la formación recibida en la educación superior. Por el contrario, algunos países pueden sorprendernos por el alto índice de satisfacción de los trabajadores con su formación. India (80% de satisfechos), China (78%) e Indonesia (76%) son los países con mejor valoración.

¿Por qué ocurre esto en España? Las causas son muchas, pero principalmente porque la educación superior española está basada en un sistema algo arcaico en el que predomina lo académico frente a lo profesional, creando expertos pero no profesionales.

Por eso, los centros de formación intentan suplir esta carencia, ofreciendo a los futuros empleados formación que se adapta a las necesidades de las empresas y del mercado laboral. Ponen en el mercado una gran variedad de cursos diferentes, tanto cursos técnicos como cursos profesionales, intentando que los alumnos sean perfectos trabajadores capaces de resolver problemas reales, aunque no tengan los niveles académicos más altos.

distancia

Esto se evidencia en que ocho de cada diez españoles (79%) consideran que la formación recibida "debería ser más práctica y menos teórica", un resultado que sitúa al país como el miembro de la Unión Europea donde se da un mayor porcentaje de individuos con dicha opinión. En este sentido, un 16% de los trabajadores asegura no estar satisfecho con la elección de su carrera y otro 20% no está seguro de estarlo. Esto provoca profesionales insatisfechos y con un rendimiento menor en su trabajo. Aunque, la formación abierta puede suplir esta necesidad. Ya que sirve para complementar la formación que necesita un profesional para adaptarse al mercado laboral pero sin la presión de asistir a clase y con la libertad que da prepararse como uno quiere, donde y cuando quiere. Por otro lado, siete de cada diez españoles consideran que deberían haber ampliado sus estudios, mientras que un 57% cree que debería haberse aplicado más en su formación. Esto siempre es posible, la formación continua es una exigencia de la sociedad actual por el alto grado de competencia entre profesionales. Actualmente el mercado ofrece una amplia gama de centros de formación a distancia con un elevado número de cursos diferentes adaptados completamente a las necesidades laborales de las empresas, haciendo de un trabajador un auténtico profesional. La formación online puede ser una alternativa para completar la preparación de un profesional y así conseguir que los españoles se sientan satisfechos con el trabajo que realizan y sean conscientes de que por fin son capaces de resolver problemas concretos, cuestiones que nunca aprendieron en la universidad.
 
 

Nuevo comentario: