El desempleo es menor entre personas con formación

 

Hace un tiempo, revelábamos que las empresas de formación no se estaban resintiendo por la crisis y la situación hoy en día se mantiene.

Cuando muchos sectores quiebran, las inmobiliarias, constructoras, fabricantes de automóviles tienen que hacer constante regulaciones de empleo para sobrevivir a la crisis económica que padece el planeta, la formación resiste.

¿Por qué ocurre? Simplemente porque la formación es la única forma de mantenerse dentro del mercado laboral. El mundo laboral en situación de crisis es como la selva, sólo sobrevive el más fuerte y en términos de empleo, el más fuerte es el más preparado.

Esto supone que muchos trabajadores decidan formarse a través de cursos presenciales o a distancia (en función de su tiempo) para luchar contra el desempleo. Es una forma sensata de luchar ya sea con formación concreta en sectores determinados o una especialización dentro del puesto de trabajo ya desarrollado.

Pero esto no sólo es una teoría. El informe de la OCDE que analiza el nivel de formación, salarios, empleo, etc.. de los países OCDE lo verifica. Este informe se presentó ayer en Paris y hoy se puede leer en todos los periódicos.

España, con un 40 por ciento, presenta la proporción más alta de estudiantes de educación superior cuyos padres tienen trabajadores manuales, seguida de Finlandia y Portugal. El informe confirma que los niveles de desempleo son menores cuanto más alta es la formación de los trabajadores. Eso sí, aunque la formación es garante de empleo, no lo es de salario ya que España es uno de los países con las diferencias salariales menos acusadas según los niveles de formación más altos y los más bajos, salvo en el caso de las mujeres.

Este dato dice mucho. Ya no importa tanto ser o no universitario si no estar preparado para un puesto de trabajo. Salarialmente, se valora al más preparado que no es sinónimo de universitario. Un trabajador con formación profesional y una gran variedad de cursos de formación puede ser igual o más valioso que un universitario.

 Esto plantea una valoración: la formación es empleo pero una formación adaptada al mundo empresarial y ajustada a las necesidades del mercado. No es imprescindible la formación universitaria, hay miles de cursos que pueden adaptarse a nuestras necesidades y convertirnos en especialistas imprescindibles en mercado.

MasterD, consciente de esta realidad, tiene una gran cantidad de cursos que pueden convertirse en tu tabla de salvamento en este mercado laboral en crisis.