La formación profesional, la vía hacia el éxito

 

A la hora de formarse una vez terminado el bachillerato existen dos posibilidades igual de válidas: estudiar una carrera universitaria o hacer un módulo de Formación Profesional.

Ir a la Universidad se había puesto de moda. Se creía que era la única forma de ser un profesional válido y la mayoría de las empresas pedían tener una diplomatura o una licenciatura para entrar en sus procesos de selección.

Hoy las cosas pueden estar cambiando. Hay un exceso de universitarios y están por todos lados. Profesionales altamente cualificados (académicamente) realizan un sin fin de profesiones (y en la mayoría sin cualificación específica en ese campo). Ahora hay camareros licenciados, administrativos, basureros, barrenderos, … Están por todas partes y con sueldos ínfimos. Los mil euristas son universitarios en su mayoría.

Se está provocando una devaluación de la universidad por un amplio abanico de razones. Por un lado porque todo el mundo obtiene una carrera, lo que ha provocado un exceso de oferta que la demanda no puede cubrir (esto es el mercado). Por otro lado, los bajos sueldos hacen que muchos jóvenes se planteen otras vías para acceder al mercado laboral y formarse. Y luego está la inestabilidad laboral y el tiempo necesario para encontrar el primer empleo.

La Formación Profesional gana terreno. Por un lado porque se centra en cubrir las necesidades profesionales y no sólo las académicas. Un joven técnico superior en cualquiera de las ramas es más profesional que un licenciado en la mayoría de los empleos de dicha rama. Además, los sueldos en el trabajo profesional son mayores y es más fácil encontrar empleo.

Luego están las facilidades de formación. La Universidad es un medio de formación muy cerrado, siempre con las mismas posibilidades y los medios tradicionales. La Formación Profesional avanza rápido y se adapta a la sociedad mejor que el arcaico sistema universitario. Oferta muchos tipos de variantes: presenciales de mañana, tarde y noche de forma oficial o por libre. Anualmente, las Comunidades Autónomas fijan fechas de exámenes para que alumnos que no quieran o no puedan estudiar de la forma tradicional puedan obtener su título de FP.

 

Esto ha hecho que muchos centros de formación oferten una gran cantidad de cursos que ayudan a preparar los exámenes oficiales libres para la titulación elegida. Lo que facilita que gente que quiere adquirir determinadas competencias profesionales sea capaz de hacerlo aunque su vida no encaje en los tradicionales horarios.

Las cifras que avalan este crecimiento y popularización de la FP hablan por si solas. Los jóvenes que una vez acaban bachillerato eligen la FP en lugar de una titulación universitaria han crecido 13 puntos en diez años, pasando del 27% en el curso 1997-1998 al 40% en este curso 2007-2008. Pero, no sólo eso, actualmente está creciendo el número de estudiantes que acceden a Formación Profesional desde la Universidad. Creen que es la única forma de especializarse, adquirir conocimientos del mercado laboral y conseguir un empleo. Esto ha provocado que la universidad haya perdido 200.000 alumnos en diez años y que la FP haya ganado por contra 50.000.

Es una alternativa fuerte y real. Los jóvenes se han percatado que es un camino más próspero para su carrera profesional, que los forma en la realidad, facilitándoles su entrada al mercado laboral y con mejores sueldos.

Las cosas están cambiando. Uno ya puede estudiar lo que quiera donde quiera y encima conseguir ser un buen profesional. Las salidas profesionales son muchas y variadas. Continuamente está incrementándose el número de títulos de formación profesional. Este próximo año, habrá 21 títulos nuevos y todos ellos vinculados a profesiones reales que son demandadas en la actualidad.

Esta puede ser tu vía. Ya bien sea para especializarte o para elegir tu profesión, la Formación Profesional es la alternativa más segura para encontrar empleo. Además, no tienes que asistir si no quieres a las tediosas clases, existen miles de formas distintas de estudiar y poder presentarse por libre.

La Formación Profesional es la formación que más se adapta al mercado y la que más garantías da a sus alumnos. Estudiar FP es trabajar de forma rápida y eficaz.