Mens sana in corpore sano

 
El culto al cuerpo es algo que preocupa cada vez más a las personas. Comer sano y bien no es complicado. Cada vez somos más los que nos proponemos hacer algo de ejercicio y ponemos toda la carne en el asador para intentar conseguir un “cuerpo diez”. Para conseguir un aspecto saludable es importante alimentarse adecuadamente. Para ello, existen profesionales especializados en la materia que podrán orientarnos y confeccionarnos una dieta equilibrada acorde a nuestros gustos y necesidades. El profesional que se encarga de esto no es otro que el dietista-nutricionista. Estos profesionales se encargan de asesorar dietéticamente a las personas modificando sus conductas alimentarias, elaborando dietas personalizadas a partir de datos antropométricos o controlando su peso, entre otras.

ensalada

Sin duda, la “joya de la corona” de los dietistas-nutricionistas es la dieta mediterránea. La dieta mediterránea es una combinación de alimentos de origen vegetal (frutas, hortalizas, verduras) que junto con pescados, legumbres, cereales, aceite de oliva y poca carne, forman una dieta equilibrada saludable para nuestra salud. Nuestro cuerpo es importante y todo lo que comemos pasa factura en el tiempo a nuestro organismo. Gracias a él podemos comer, caminar, tocar, ver y comunicarnos. El dicho “somos lo que comemos” es cierto. Por eso, debemos poner especial interés en cuidar nuestros hábitos; llevar una alimentación equilibrada y realizar diariamente un poco de ejercicio, harán que nuestro organismo este saludable. No debe quedar en un mero propósito después de las vacaciones, sino en un hábito.
 
 

Nuevo comentario: