COMPETENCIAS »

Orientación laboral

El momento de definir nuestro futuro es muy importante conocer no sólo nuestros conocimientos teóricos sino también nuestras competencias profesionales.
 

¿Qué es lo que te gustaría realizar?, ¿Dónde buscas ofertas de empleo?, ¿Conoces la situación de tu sector?, ¿Conoces cuáles son las competencias más valoradas? Estas son algunas de las preguntas que realizamos a nuestros alumnos para que sean conscientes de donde están y hacia donde van.

 

A pesar de las múltiples definiciones que se pueden encontrar en la literatura sobre el concepto de “competencia”, la mayoría de ellas coinciden en destacar que “toda competencia es aprendida o susceptible de aprendizaje y desarrollo, e implica necesariamente la realización adecuada (y observable) de un tipo determinado de actividades o tareas”. Por ello las competencias se refieren, según los autores, a “los comportamientos que se llevan a cabo cuando se ponen en práctica los conocimientos, aptitudes y rasgos de personalidad” (Pereda y Berrocal, 2001).

 

Siendo conscientes de “las competencias de los alumnos universitarios” (García Ruiz M. R. 2006), los empresarios echan en falta una serie de conocimientos, no vinculados directamente con el ámbito académico, si no  más relacionados con lo que se denomina competencias profesionales (Martínez R. 2002).

 

Debemos estar bien formados y a su vez estar bien entrenados para movernos en el mundo laboral. Desde Master.D, mensualmente realizamos clases y talleres en los cuales preparamos a nuestros alumnos para que puedan crecer no solo en contenidos de cursos sino alcanzar su meta: ser unos grandes profesionales.

 

Para que el alumno se descubra a sí mismo, utilizamos herramientas DAFO (Se considera que esta técnica fue originalmente propuesta por Albert S. Humphrey durante los años sesenta y setenta en los Estados Unidos durante una investigación del Instituto de Investigaciones de Stanford, la cual originariamente tenía como objetivo descubrir por qué fallaba la planificación corporativa), con la cual, pueden conocer sus debilidades, fortalezas, amenazas y así aprovechar las oportunidades, para de este modo ser conscientes de sus miedos para restarles importancia. Esta herramienta se utiliza en varios ámbitos, ya sea a nivel docente, laboral o problemas de exclusión social, ya que con esto desarrollan su propia orientación vocacional.

 

Tras la orientación laboral recibida, los alumnos son capaces de: realizar su propio plan estratégico, personalizar su curriculum y carta de presentación, saber venderse aprovechando tanto sus virtudes como sus debilidades, prepararse para la entrevista de trabajo mejorando tanto el lenguaje verbal y no verbal, como aprendiendo a gestionar los recursos para afrontarla. En definitiva, todo esto que trabajamos y desarrollamos obtiene una respuesta muy positiva que les anima a seguir trabajando en ello, ya que conocen y entienden el por qué y para qué, sobre todo cuando consiguen sus metas.

 

BIBLIOGRAFÍA

 

  • Sisamón, R. M. (2012). El análisis “DAFO” aplicado a la intervención en casos de personas en Situación de exclusión social. Documento de Trabajo Social, núm 51. ISSN 1133-6552 / ISSN Electrónico 2173-8246. Pág 469-482.

  • García Ruiz, M. R. (2006). Revista Universitaria de Formación del Profesorado ISSN 0213-  8646 Nº57. Pág. 253-270

 

  • Martínez R. (2002) La inserción Laboral de los jóvenes universitarios. Granada. Universidad de Granada.

 

  • Pereda S. y Berrocal F. (2001). Técnicas de Gestión de Recursos Humanos por competencias. Madrid. Editorial Centro de Estudios Areces.