Otra Expo, la de la noche

 

Hasta hora, este blog, siempre había comentado sus visitas a la Expo Zaragoza 2008 de día, pero la visita a la Expo de noche es igual de maravillosa.

Da un cambio, de ser una ebullición de gente yendo de pabellón en pabellón, el ambiente de noche se relaja. Llegan las 10 de la noche y la diversión se transforma en un ambiente de fiesta cultural admirable.

El blog de MasterD ya ha pasado varias jornadas nocturnas en la Expo y en todas ha disfrutado enormemente. La cultura se respira por todos lados, una cultura cosmopolita que une restauración, con música, teatro, copas, e internacionalismos.

A eso de las 9.30 ya comienzan las filas en los restaurantes internacionales. La Expo te da la posibilidad de cenar un día en Italia, otro en Japón, al siguiente en la India y así, sucesivamente, una vuelta al mundo gastronómica que te descubre sabores y ambientes, económicamente inalcanzables de no ser así.

Se comenta que son caros los precios de los restaurantes internacionales, pero el blog pudo cenar en Francia, en Pakistán y tiene pendiente Japón, y la verdad, los precios son como en los restaurantes de la calle, como mucho un par de eurillos más. Cenar en un buen restaurante no baja de 25 euros fuera de la muestra, dentro está alrededor de los 25/35, algo asumible si lo que quieres es darte un capricho. Luego están países que dan una muestra de su comida rápida, kebav en Pakistán, panes del Nepal, y comida típica de la India, estos están entre los 7 y los 15 euros, algo que también parece asumible.

Después de llenar el estómago, empieza la fiesta. Elegir el mejor espectáculo es un dilema y organizarse el tiempo es un sabio consejo.

El espectáculo de imagen y sonido que tiene lugar en la orilla del Ebro es impresionante. El blog de MasterD no pudo cerrar la boca en un buen rato. El espectáculo Iceberg es una obra de ingeniería y arte que sobrecoge con un mensaje duro pero real como que nos estamos cargando el mundo, pero que tenemos una posibilidad de salvación, que está en nuestras manos, que las nuevas generaciones pueden frenar el nivel de consumo, de empezar de nuevo.

Impresionante es la estructura sobre el río, la escenografía, la música, pero también, aviso a posibles espectadores, impresionantes son las picaduras de los mosquitos, que a la orilla del río nos convertimos en un suculento manjar para ellos.

El tema de los conciertos es más complicado. Todos los días se celebran dos grandes, uno en el anfiteatro y otro en la plaza de Aragón. No todos los días son grandes grupos, pero hay que reconocer que la Expo está trayendo a artistas de nivel. El mayor problema se genera en los conciertos de grupos conocidos como Mayumaná, Alanis Morrissette, Andrés Calamaro, Chambao, Enrique Morente, e incluso los chicos de OT. Se celebran la mayoría en el anfiteatro en el que pueden entrar hasta ocho mil personas, pero los asistentes se duplican o triplican. Conseguir un sitio es imposible y todas las vallas del anfiteatro se llenan de ojos curiosos y los balcones de la planta de arriba de los pabellones internacionales se llenan de personas que intentar ver algo aunque sea a través de las pantallas gigantes.

Las veces que MasterD presenció alguno tuvo que asistir por lo menos tres cuartos de hora antes del comienzo del concierto para poder encontrar un sitio decente. Esto se ha convertido en recomendación de obligado cumplimiento para poder disfrutar plenamente.

A parte de los grandes conciertos se pueden encontrar espectáculos en los diversos rincones de la muestra, conciertos o actuaciones diversas en los pabellones internacionales, teatro, cabaret o música en los balcones de las artes escénicas, de la música y de las culturas, y pasacalles alrededor de las doce de la noche que alegran la vista a los paseantes.

Pero una recomendación que el blog de MasterD no puede dejar de hacer es el espectáculo el Hombre Vertiente. Tiene lugar en diversos pases a lo largo del día, pero los de las 11 de la noche y el de la 1 de la madrugada son los mejores, el espectáculo cobra magia al anochecer. Es una mezcla entre teatro y espectáculo que sorprende a los visitantes y no deja indiferente a nadie. Una obra maestra de un grupo argentino que juega con el agua y los sentimientos. MasterD considera que es imprescindible para considerar que la Expo sea ha visto en todo su espíritu. No desvelamos los entresijos para que la capacidad de sorpresa siga intacta.

Por último, lo que un visitante no puede perderse en la Expo noche es el paseo, pasear por la orilla del río, por las cataratas del acuario, por la fuente hecha laberinto y juego para niños y mayores, por el bosque sonoro…. Pasear con ojos de niños curiosos y disfrutar.