Trabajar en Hacienda, otra alternativa laboral

 
Hoy día 30 de junio acaba el plazo para presentar la declaración del impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF). Tanto si el resultado es a devolver como a ingresar todas aquellas personas que todavía no la hayan presentado pueden ir haciéndolo a lo largo del día de hoy. Según datos de la Agencia Tributaria alrededor de 18,5 millones de declaraciones son presentadas por los ciudadanos, de las cuales, 870.000 corresponden a nuevos declarantes. Se estima que 14.200.000 salgan a devolver y más de 4.200.000 ingresarán dineros en las arcas de hacienda. Para poder llevar a cabo estas tareas tributarias, la agencia cuenta con personal especializado. Tenemos que ser conscientes que trabajar en este organismo público requiere superar unas pruebas: una oposición. Cada año hacia febrero o marzo la administración pública anuncia su oferta de empleo público. Este año 2008, 150 plazas han sido ofertadas para poder formar parte del cuerpo de agentes de hacienda pública mientras que 400 plazas han sido las ofertadas para trabajar como técnicos de hacienda pública.

Tanto un profesional como otro, trabajan para el ministerio de economía y hacienda, presentando diferencias entre una categoría laboral y otra. Mientras el agente de hacienda pública realiza funciones puramente administrativas como notificaciones o ir a domicilios a llevar la notificación de requerimientos, el técnico en hacienda pública lleva a cabo funciones de inspección, recaudación y gestión; funciones puramente técnicas. Las diferencias entre unos profesionales de la hacienda pública y otros están patentes. Pero… ¿qué debemos hacer si queremos formar parte del cuerpo de funcionarios de hacienda pública? Lo primero de todo tenemos que estudiar, prepararnos una oposición y saber salir “airosos” del temido examen. Cada vez son más las personas que se presentan a este tipo de pruebas para probar suerte y conseguir un trabajo estable o simplemente para poder trabajar en una profesión de futuro. Si observamos la evolución de plazas convocadas, en el año 2006, se ofertaron 250 plazas para técnico de hacienda y 70 para agente de hacienda mientras que el año 2007 aumentó considerablemente estos números, pasando a 400 plazas para técnico y 100 para agentes. A la espera de la fecha de examen para poder realizar las pruebas, los opositores, parecen estar inquietos. Llevan un mes de retraso en convocar la oferta de empleo público y parece que va para largo debido a las fechas en que nos encontramos. Trabajar en hacienda no es difícil basta con ponerle ganas, empeño y estudiar… estudiar mucho y bien.