MasterD Jerez »

Mi experiencia en examen de oposición

 
Mi experiencia en examen de oposición

Mi experiencia en examen de oposición.

Evelina, alumna de MasterD Jerez

 

Decidí inscribirme en la academia de MasterD Jerez y estudiar para opositar a auxiliar de bibliotecas unos días antes de que finalizase el plazo de presentación de instancias a la convocatoria del examen de oposición de la BNE. Tenía poco tiempo y mucho temario para estudiar. Mi preocupación no era aprobar, era saber cómo sería el examen y cómo es una convocatoria de oposición.

 

Junto con mi entrenadora, Mercedes de la Cuadra, íbamos semana a semana preparando los temas que entraban en la convocatoria. Y así fue hasta que se publicaron las listas de los admitidos para el examen de oposición y la fecha de examen.

 

Para todos, la fecha fue una sorpresa que fuese a tan solo un mes desde que lo comunicasen, y esto me descuadró mucho. Calculaba que el examen podría ser sobre Marzo o Abril, para entonces podría tener más temario estudiado; pero al ser tan precipitada la fecha de examen, entre mi entrenadora y yo, acordamos no seguir estudiando más el temario y repasar lo que tenía añadiendo que, al menos, me leyese los temas que me quedaban.

 

Me agobié mucho. La pila de temas no estudiados era muy superior a la de los estudiados. Me organicé de forma que abarcara todo el temario posible dentro del tiempo que tenía hasta que me fuese al examen.

 

El examen era en Madrid, así que un par de días antes del examen me desplacé hasta allí. Personalmente, me gusta estar en el sitio convocado antes de la fecha para conocer el camino e ir a tiro hecho.

 

Cuando llegué, me encontré en la puerta a gente que había ido a conocer el sitio y a conocerse el camino, como yo. Por empatía comenzamos a hablar. Y me alegré entonces de haber entablado conversación con ellos, pues ya se habían presentado a otros exámenes de oposición y me estaban contando sus experiencias y animándome y apoyándome para que al día siguiente no tuviese nervios ni miedo al examen. Fue muy reconfortante para mí haber tenido esa conversación puesto que los nervios me estaban comiendo.

 

Había mucha gente en el mismo sitio que el día anterior estaba vacío, puesto que todos estaban esperando para entrar al examen. Fuera del edificio, había un panel donde correspondían las letras de los apellidos con el número de aula. Así que, cuando abrieron las puertas me dirigí donde me correspondía. Para más seguridad, en la puerta estaba la lista de las personas que le correspondía realizar el examen en esa aula. Y ahí me quedé esperando a entrar.

 

Al cabo de un rato salió del aula una persona y empezó a nombrar de uno en uno, en orden de lista, para que le enseñásemos el DNI. Entonces es cuando podíamos pasar al aula. Una vez dentro, tuvimos que volver a enseñar el DNI a otro voluntario que se encontraba entregando la hoja de respuesta y las normas del examen. Ya con ese papel en posesión, otra voluntaria te acompañaba e indicaba donde tenías que colocarte.

 

No estaba nerviosa ni temerosa, simplemente me estaba empapando de todo lo que ocurría. Cuando todas las aulas estuvieron listas para empezar el examen, abrieron unas cajas que estaban embaladas y que contenía el examen.

 

Al darme el examen me di cuenta de que era un cuadernillo, lo cual me sorprendió. El examen duró 2 horas y constaba de 100 preguntas + 5 de reserva por si se impugnaba alguna. Empecé a leer el examen y me desanimé, pues no sabía la respuesta ya que eran de temas que no me había mirado, o sí pero no lo recordaba. No me quise arriesgar mucho, pues las respuestas incorrectas restaban y prefería sumar los pocos puntos que pudiese en preguntas que sabía que sí estaban bien.

 

Vi el cielo abierto cuando empezaron a aparecer preguntas de los temas que me había estudiado y que sabía responder; hasta me salió una pregunta que la había contestado ya en los test y repaso del Campus Virtual de MasterD.

 

Revisé el examen 3 veces. Una primera vuelta contestando en la hojas de preguntas, otra contestando en la hoja de respuestas, y la última asegurando de que había marcado la respuesta correcta en la hoja de respuestas comparándolo con la hoja de preguntas. Hora y media más tarde, había terminado el examen.

 

El resultado final fue: 52 preguntas contestadas, 48 preguntas no contestadas; 27 preguntas correctas, 25 preguntas falladas. Una puntuación de 8,30/40. La nota máxima de este examen fue de 33,10 y la más baja dentro de los que pasaban a la siguiente parte del examen fue un 24,90.

 

Lo que más me sorprendió del examen es que eran preguntas claras y concisas; entendibles tanto el enunciado como las opciones de respuesta. Las pregunta que no respondí fueron porque no sabía la respuesta, no porque no las entendiese.

 

Salí del examen muy contenta a pesar de saber que no aprobaría, pues no me pareció complicado si se ha estudiado debidamente. He de añadir que con los que estuve conversando el día anterior me dijeron que la convocatoria de BNE era la más complicada de todas.

 

No sé cuándo me presentaré a otra convocatoria de examen, y tampoco sé si me irá mejor o peor que esta primera. Pero lo que sí sé, es que desde que hice el examen, estoy más motivada para seguir estudiando y también para presentarme a otra convocatoria.

 

A pesar el resultado, estoy muy satisfecha con el trabajo que he realizado y un mérito a reconocer de presentarme a un examen de oposición habiendo estudiado solo tres meses.

 

Artículo relacionado: Opiniones Oposiciones Bibliotecas y Archivos: Carmen aprueba el examen

 

1 respuestas a Mi experiencia en examen de oposición

anya

28 de Abril 2016
Yo también hice ese examen,saque 10 y pico ,era el segundo que hacía pero si me desanime y baje el ritmo de estudio aunque quiero presentarme a los siguientes
 
 

Nuevo comentario: