Vuelta al cole »

Empiezan las clases...¿cómo nos adaptamos?

 

Empiezan las clases, cómo nos adaptamos

 

Las vacaciones llegan a su fin. Hay que volver a las rutinas diarias…¡Se acabó lo bueno!

 

En septiembre millones de escolares empiezan las clases y para muchos de ellos este será su primer contacto con la vida escolar y se enfrentarán a todo lo que eso conlleva.

 

Para los más pequeños, alumnos de 3 años, la entrada a los centros de educación infantil y primaria, por primera vez, supone un cambio muy importante. Dejan a un lado el contacto del día a día con sus familiares y los espacios que conocen y en los que se sienten seguros, para pasar a enfrentarse a nuevos espacios, con personas que no conocen y se tienen que relacionar con otros niños también desconocidos. 

 

Para que esta incorporación sea un éxito y no algo traumático, es importante llevar a cabo un buen periodo de adaptación, y adecuado a la edad del niño. Este periodo de adaptación implica la incorporación progresiva del niño a las clases, de manera que los primeros días se quedarán unas pocas horas y poco a poco, irá aumentando el tiempo que permanece en el centro.

 

Y ¿qué pueden hacer las familias de estos alumnos para facilitar esta incorporación a las aulas?

 

  • Siempre hablar en positivo de empezar el colegio y de todo lo que eso implica: nuevos amigos, juegos,…en definitiva,  se trata de que aprendan a disfrutar de las novedades, de lo que el nuevo curso escolar les va a traer y que lo vean con ilusión.

 

  • Preparar el material escolar con sus hijos, de manera que sea algo emocionante para ellos.

 

  • Llevar y recoger al niño del colegio, siempre que se pueda. De esta manera en el trayecto se puede aprovechar para hablar con los niños para que nos cuenten sus impresiones, sus miedos,….

 

  • Seguir las pautas que nos marquen en el centro. Las maestras tiene gran experiencia en este ámbito y nos podrás dar grandes consejos y pautas para actuar.

 

  • Mantener conversaciones con las maestras al llevar y recoger al niño para que vean que existe una buena relación y le transmita confianza y tranquilidad. No se queda con un desconocido sino con su maestra.

 

  • Dejar llevar al centro un juguete u objeto querido por los niños, de manera que les de seguridad

 

Cada niño es un mundo, y cada niño puede vivir de una forma totalmente distinta su paso por este trance. Observar y actuar en función de sus necesidades será función de los familiares y equipo educativo que rodea al niño.

 
 

Nuevo comentario: