Más de 270 cursos para conseguir tu meta ¡Infórmate!

Buscar

Encontrados resultados para ''

Cómo estudiar la Constitución Española y no morir en el intento

  • ¿Hacer fácil el estudio de la Constitución Española? ¡Sí, es posible! En este artículo te facilitamos consejos, recursos y trucos para no tirar la toalla con el primer tema de tu oposición.
  • Consejos para elegir una oposición.
Aprender Constitución fácil

Trucos para Aprender la Constitución Española

 

Si actualmente te encuentras preparando una oposición, al margen del ámbito, grupo o dificultad de ésta, algo es seguro: debes estudiar la Constitución. Todas las leyes provienen de la ley fundamental, siendo ésta la base de todas ellas.

 

Habitualmente incluida en la primera unidad de los temarios de oposiciones, la Carta Magna se nos puede atragantar, especialmente si es nuestro primer contacto con el mundo de las leyes. ¿Cómo podemos hacer más fácil el estudio de esta materia? En este artículo te facilitamos consejos, recursos y trucos para no tirar la toalla con el primer tema de tu oposición.

PREPARA YA TUS OPOSICIONES

Constitución Española explicada para Oposiciones

Para comenzar debemos decir que la Constitución no es un texto legislativo excesivamente complicado de estudiar, especialmente en comparación con otras leyes, pues no es excesivamente larga (con un total de 169 artículos) y no entra en mucho detalle. Además, tiene una estructura clara y bien ordenada. Otra particularidad que la hace más sencilla que otras normas es que apenas ha sido modificada desde que fue aprobada, únicamente en dos ocasiones (1992 y 2011).

Vamos a comenzar con algunos trucos, recomendaciones y consejos para el estudio:

1. Consigue una Constitución y hazla tuya

Los temarios, manuales, resúmenes y esquemas son imprescindibles a la hora de estudiar, pero nosotros te recomendamos que, para estudiar la Constitución, consigas un texto original, en el que puedas ver la redacción literal de los artículos. Tanto si tu examen es tipo test, como si tienes preguntas de desarrollo, lo mejor es que tu estudio se base en la literalidad de la ley. Si nos ceñimos a un texto original podemos evitar determinados errores. Por ejemplo, en los exámenes de test es muy frecuente que se incluya alguna pregunta en la que se propongan respuestas en las que únicamente se ha modificado una palabra y todas las posibilidades son muy similares. Para resolver este tipo de cuestiones con éxito, lo mejor es haber leído y estudiado el texto original, aunque luego hagas uso de temas, esquemas, etc.

También te recomendamos que hagas tuyo ese texto original. Puede ser de ayuda imprimir una copia en papel (preferiblemente del BOE), encuadernarla y subrayarla utilizando una jerarquía de colores (un color para los artículos, otro color para los términos fundamentales…). El tener a mano el texto completo subrayado y manejarlo con asiduidad te ayudará a ubicar enseguida cualquier duda que te surja sobre la Constitución, a comprenderla y contextualizarla. Igualmente podrás comprender mejor la norma de forma global y podrás interrelacionar todos los contenidos.

2. Adapta el estudio a tus necesidades

Una de las cosas más importantes a la hora de estudiar una oposición es tener claros los objetivos. Por supuesto, no necesitaremos llegar al mismo nivel de profundidad en el estudio de la Constitución si estamos preparando una oposición del grupo C1 que si debemos enfrentarnos a una oposición A2 en la que se requiera prácticamente su total memorización.

Antes de comenzar con el estudio debes tener claras las exigencias de tu oposición. Para ello, examina la convocatoria de tu oposición (o la de años anteriores si todavía no ha sido publicada) antes de ponerte a estudiar. Lee con especial atención la parte en la que se nombra la Constitución, si se hace referencia a Títulos en concreto o a la totalidad de ésta.

Igualmente, tienes que tener en cuenta el tipo de pruebas de tu oposición. No estudiamos de la misma manera para enfrentarnos a un examen tipo test que para abordar un examen de desarrollo. En el primer caso va a ser muy importarte memorizar datos muy concisos.

Es aconsejable buscar exámenes de convocatorias anteriores para examinar de forma muy minuciosa el tipo de preguntas planteadas en relación a la Constitución. Observar cómo se formulan o que aspectos parecen tenerse más en cuenta puede ser importante. No obstante, debemos tener claro que los exámenes de oposición, y especialmente sus preguntas, son en muchas ocasiones imprevisibles, dependiendo de la persona que formula la pregunta (aunque siempre, por supuesto, dentro de los temarios exigidos en cada convocatoria).

3. De lo general a lo particular: la importancia de entender la estructura constitucional

Para empezar, te recomendamos que hagas una lectura comprensiva completa de toda la Constitución. El objetivo de esta lectura es poder estructurar en tu cabeza el contenido, haciéndote una primera idea general para situarte y, posteriormente, comenzar a estudiar.

Como verás en esta primera lectura, la Constitución española se organiza en Títulos, Capítulos, Secciones y Artículos. Es muy importante que tengas clara la estructura e, incluso, que la memorices, pues dominándola podrás situar el contenido rápidamente y aprenderlo de forma más sencilla.

Puedes hacer tu propio esquema o mapa de la estructura constitucional, pues te ayudará a memorizarla. Dentro de la estructura material de la Constitución podemos diferenciar, muy claramente, tres partes:

  1. Preámbulo
  2. Parte articulada: 169 artículos. Dividida en una Parte dogmática (Título Preliminar + Título I; fundamentalmente principios constitucionales y los derechos fundamentales) y una Parte Orgánica (Títulos II a X; fundamentalmente división de poderes y organización política y territorial del Estado).
  3. Parte dispositiva: 4 disposiciones adicionales, 9 disposiciones transitorias, 1 disposición derogatoria y 1 disposición final.

En tu esquema, puedes diferenciar estas tres partes a la hora de abordar la estructura al completo:

Preámbulo (con las directrices generales de lo que se expone en la propia norma).

  • Título Preliminar (donde se regulan las cuestiones esenciales sobre la forma del Estado, principios generales y símbolos).
  • Título I – De los derechos y deberes fundamentales.
  • Título II – De la Corona.
  • Título III – De las Cortes Generales.
  • Título IV – Del Gobierno y de la Administración.
  • Título V – De las relaciones entre el Gobierno y las Cortes Generales.
  • Título VI – Del Poder Judicial.
  • Título VII – Economía y Hacienda.
  • Título VIII – De la Organización Territorial del Estado.
  • Título IX – Del Tribunal Constitucional.
  • Título X – De la Reforma Constitucional.
  • Disposiciones Adicionales.
  • Disposiciones Transitorias.
  • Disposiciones Derogatorias.
  • Disposición Final.

Es importante tener una estructura mental con todo el contenido de forma correcta, para poder identificar rápidamente las materias y situarlas en nuestra biblioteca mental. Es también positivo que agrupemos los contenidos por temáticas.

Igualmente, puedes memorizar en primer lugar los nombres de los títulos y pasar después al número de capítulos de cada uno de los títulos, así como el nombre de los capítulos, pasando, seguidamente, a las secciones contenidas en cada capítulo. Si, al mismo tiempo, vas realizando un esqueleto o mapa, podrás memorizar y repasar de forma más sencilla.

4.Contextualiza y entiendo lo que estás estudiando

Una vez interiorizada la estructura, lo general, deberíamos pasar a lo específico, profundizando de manera paulatina. Y recuerda que memorizar es importante, pero comprender lo aprendido, aún más, es la forma de “fijar” en nuestro cerebro la información de manera prolongada. De hecho, muchos hablan de la llamada “memoria a largo plazo”, para la que es conveniente entender antes de memorizar.

Para crear un contexto al estudiar y memorizar mejor los contenidos puedes plantearte también qué es lo que se está regulando y si tiene conexión con noticias de la actualidad. También puedes preguntarte si tienes alguna opinión sobre ese artículo, sobre lo que regula. Es muy habitual que encuentres sucesos o noticias relacionados con cuestiones de la Constitución y ello te puede ayudar a ver un aspecto más práctico de la legislación que te ayude a aclarar conceptos y memorizar. Por ejemplo, los debates y votaciones en el Congreso o las mayorías.

Agrupar materias similares y llevar a cabo interrelaciones entre los principales conceptos puede ser muy útil. Establecer conexiones entre los diversos artículos que vamos estudiando, estableciendo semejanzas, diferencias, comparando determinados datos (como por ejemplo plazos) pueden ser buenas técnicas para facilitar la memorización.

También entender los preceptos te ayudará. Si tras la lectura completa has identificado algún concepto o término que desconoces, consúltalo y despeja tus dudas. Es importante que comprendas bien lo que estás estudiando.

5. Memoriza datos clave y utiliza reglas mnemotécnicas

No es poco frecuente que en los test se pregunte por fechas u otros datos no relacionados directamente con el contenido del articulado, como reformas o número de artículos.

Es imprescindible memorizar las seis fechas clave en relación con el procedimiento de creación de la Constitución:

  • Aprobación por las Cortes Generales – 31 de octubre de 1978
  • Ratificación por referéndum del pueblo español – 6 de diciembre de 1978
  • Sanción del Rey – 27 de diciembre de 1978
  • Publicación en el BOE y entrada en vigor – 29 de diciembre de 1978
  • Primera reforma – 27 de agosto de 1992
  • Segunda reforma – 27 de septiembre de 2011

En vez de memorizar las fechas automáticamente también puedes aprender la primera y los días que pasan entre ésta y la siguiente, y así de forma sucesiva.

También merece la pena utilizar reglas mnemotécnicas para memorizar, realizando asociaciones para recordar las materias. Estas asociaciones pueden consistir en asociar imágenes con fechas o conceptos clave; la invención de palabras juntando primeras letras o sílabas y formando una nueva o la relación de un artículo con algo que nos divierta o conectemos rápidamente.

Técnicas estudio Oposiciones

Tecnicas estudio oposiciones

6.Trabaja tus propios materiales de estudio y apóyate en recursos alternativos

Es recomendable que hagas resúmenes y esquemas de los contenidos más importantes de la oposición, entre ellos la Constitución. Es una muy buena técnica para interiorizar el contenido y hacerlo tuyo. En ellos, señala palabras clave para ayudarte en los repasos rápidos. En los esquemas puedes utilizar tarjetas de memorización (o flashcards) y jerarquías de colores para conectar conceptos de la forma más rápida posible.

Igualmente, puedes hacer uso de algunos recursos alternativos que te hagan el estudio más ameno y te faciliten la memorización. Por ejemplo, vídeos explicativos. Incluso puedes localizar fácilmente audios con el contenido de la Constitución, para escuchar mientras haces otras actividades, a modo de recordatorio.

Constitución Española Esquema

 

7.En la práctica está el éxito y...¡en aprender de tus errores! 

Por supuesto, debemos estudiar muy bien los contenidos antes de pasar a la práctica y hacer test o pruebas de examen. No obstante, cuando consideres que ya tienes una sólida base teórica te recomendamos que practiques. El nivel de exigencia de los exámenes de oposición es muy alto. No solo tenemos que conocer muy bien el temario, sino también el tipo de prueba y ser capaces de hacerla en el tiempo permitido (que suele estar bastante acotado). Por ello, debes estar preparado para resolver cuestiones en un tiempo determinado y teniendo en cuenta que es probable que estés muy nervioso.  Es imprescindible que hagas simulacros cronometrándote, familiarizándote con la mecánica del tipo de examen de ti oposición.

Además, practicando podrás detectar errores (asegúrate de marcarlos y crear tu documento con fallos, para poder repasarlos más adelante). Igualmente asentarás tus conocimientos, reforzando la memorización. La realización de test también te hará ganar velocidad, tanto de lectura como de razonamiento y respuesta.

También te ayudará a detectar las famosas “preguntas trampa”, cuidado con ellas, pues es fácil que el día del examen caigamos en errores “tontos” por leer demasiado rápido y no atender concretamente a lo que nos preguntan

8. Organiza bien el estudio y tus técnicas

Esta recomendación es extensible a todo el estudio de la oposición. Es muy importante que te organices bien. Distribuye de forma adecuada el tiempo que tienes para estudiar hasta las pruebas. Lo mejor es hacer un plan de estudio con objetivos y fechas, definiendo de forma muy clara tus objetivos, es decir, qué vas a hacer cada día. Los límites temporales son imprescindibles. Ten una fecha concreta para memorizar cada tema o apartado y ponlo por escrito para poder ir comprobando si cumples tu plan de estudio.

Si tras un tiempo compruebas que este plan no se está cumpliendo quizá debas revisarlo. Debemos tener flexibilidad y modificar aquello que no funciona. Quizá es muy ambicioso o has pensado que determinados temas llevarían menos tiempo. Adapta el plan y continúa comprobando tus avances. Establece, también, el tiempo que vas a dedicar a cada tema. Por ejemplo, ¿cuántas sesiones vas a estar estudiando la Constitución? Puedes establecer metas diarias con el número de artículos de la Constitución que debes estudiar cada día.

APRENDE LAS MEJORES TÉCNICAS DE ESTUDIO

En este sentido es importante que combines el aprendizaje de nuevos contenidos con el repaso de temas que ya hayas estudiado previamente, aunque puedas pensar que te “ralentiza”, lo cierto es que asentarás conocimientos. Puedes reservar algún día únicamente para repasos.

Es importante que las sesiones no sean muy largas, pero tampoco demasiado cortas. Trata de ser eficiente y concentrarte. Si eres productivo y aprovechas cada minuto de estudio con atención podrás hacer sesiones más cortas, adentrándote en la materia y evitando saturarte. Es recomendable hacer pausas, descansar, tanto diaria como semanalmente. Algunos utilizan la denominada “técnica pomodoro” para mejorar su administración del tiempo dedicado al estudio. Consiste en cronometrarte y dividir el tiempo de estudio en intervalos fijos (“pomodoros”) de 25 minutos de actividad, seguidos de cinco minutos de descanso, con pausas más largas cada cuatro “pomodoros”.

Las técnicas de estudio juegan un papel fundamental en la oposición. Hemos hablado ya de las reglas mnemotécnicas, pero puedes encontrar la técnica que sea más útil para ti. También va a depender de si debes estudiar la Constitución de modo literal. El método de asociación (del que ya hemos hablado) quizá sea más rápido, pero la literalidad puede ofrecernos ciertas ventajas en la preparación, pues retendremos más datos.

Para aprender de memoria muchos consideran útil leer en voz alta en repetidas ocasiones, incluso darle tonos musicales para recordar más fácilmente algunos conceptos que nuestro cerebro reconocerá enseguida. Si nos grabamos, además, podemos escucharnos repetidamente, reforzando el aprendizaje.

Otra posibilidad es tratar de explicar, de forma oral, lo que hemos estudiado. Si lo puedes explicar, es porque lo has entendido y, si lo has entendido, ya tienes mucho camino recorrido para recordarlo por tiempo. También te ayudará a identificar aquellas partes que llevas peor.

También puede ser muy útil crear tus propias actividades para “autocompletar”. Lo más fácil es copiarlo y pegarlo en un editor de texto. Borramos aleatoriamente palabras, dejando el hueco y nos retamos a completarlo.

Estrategia Estudiar Constitución Española

¿Has visto? Hay trucos y estrategias par poder enfrentarte al estudio de la oposición sin miedo. Ahora que ya saber cómo estudiar la Constitución para las oposiciones, es momento de ponerlo en práctica. Recuerda que en la academia de oposiciones MasterD un equipo de expertos docentes te ayudarán a organizar tu estudio para que puedas dominar la constitución como un experto.

Llámanos al 900 30 40 30

1 respuestas a Cómo estudiar la Constitución Española y no morir en el intento

03 de junio del 2022

¡Muchas gracias! ¡Es de gran ayuda para afrontar este tipo de estudio!

responder
Nuevo Comentario

Comparte esta página: