Las Reglas Mnemotécnicas

 

Memorizar algunas palabras o conceptos puede ser complicado pero para facilitarte el trabajo puedes utilizar las reglas mnemotécnicas.

Hay varias técnicas que te ayudarán a crear reglas mnemotécnicas como son:

  • La técnica de la historieta: consiste en construir una historia enlazada incluyendo aquellos términos que vamos a memorizar.

Por ejemplo para memorizar casa, niño, camiseta, azul y maleta, podemos recordar más fácilmente la frase ¡El niño de la camiseta azul corre hacía su casa para recoger la maleta!

  • Construcción de acrónimos: los acrónimos son palabras formadas con las iniciales de aquellos términos que vamos a memorizar.

Por ejemplo, si yo quiere recordar el compuesto químico hipobromito de litio, cuya fórmula es LiBrO,  Litio, Bromo y Oxígeno, sería suficiente con recordarla palabra  LIBRO.

  • Formación de agrupaciones: a la hora de enfrentarte a una larga lista de números o palabras que tienes que memorizar, resulta mucho más sencillo si estos se agrupan en pequeños conjuntos de 3 o 4 elementos.

Habitualmente utilizamos esta técnica para recordar números de teléfono. Por ejemplo, para memorizar el número  576714238, lo agruparíamos en 3 conjuntos de 3 elementos: 576, 71, 42, 38.

Algunos ejemplos de otras reglas mnemotécnicas serían:

- Para recordar las reglas ortográficas:

1. Deja la hache de “ayer” para “hoy”.

2. En el verbo “echar”, lo primero que se echa es la hache.

3. Se dice SE ME y no ME SE, porque semana va antes que mes.

4. La HA lleva hache si lo puedes poner en plural, por ejemplo “Ha comido”, “han comido”, va con hache. No llevaría hache “a comer”, porque no se puede decir “han comer”.

5. Se escribir B todos los verbos acabados en –bir, menos hervir, servir y vivir.

- Para recordar los días que tiene cada mes existe una canción: “30 días tiene noviembre con abril, junio y septiembre, de 28 no hay más que uno y los demás de 31”.

- Para recordar la fórmula física masa = volumen · densidad (m=v·d), utilizamos “mano igual a cinco dedo”.

Como puedes ver se trata de pequeños trucos que puedes utilizar en tu día a día para facilitarte el aprendizaje memorístico.

¡Ponlos en práctica y rentabiliza tu tiempo de estudio!