Policía Nacional »

Así ha afrontado la Policía Nacional el COVID-19 en España

  • Quieres saber cómo trabaja la Policía Nacional para afrontar la crisis producida por el Coronavirus (COVID-19) ¡Te lo contamos de primera mano!
  • ¿Cómo ser Policía Nacional?
Compartir: 
 
Policía Nacional Coronavirus

POLICÍA NACIONAL Y CORONAVIRUS

 

Soy Cristian Aventín, Policía Nacional desde el año 2006, destinado actualmente en un grupo de Policía Judicial de una comisaría de Distrito y colaborador en MasterD en la preparación de las Oposiciones a Policía Nacional desde hace tiempo.

 

CNP ante el COVID-19

Para poder hablar de cómo hemos afrontado esta pandemia del COVID-19 en el trabajo de Policía, os remonto al pasado viernes día 13 de marzo de 2020.

 

Aquel día fue raro en la Comisaría en la que trabajo. Mis superiores, entraban y salían de sus despachos, caras de preocupación y miradas perdidas. Algo extraño rondaba el ambiente.

 

Se acercaba la hora de finalizar el servicio del turno de mañana, dispuesto a marcharme a casa, a disfrutar de lo que, presumiblemente, iba a ser un fin de semana normal.

 

Nada más lejos de la realidad, a tan sólo diez minutos de la hora de irnos a casa, el jefe salió de su despacho, se acercó hasta nosotros y nos sorprendió: “El lunes no vengáis a trabajar, os daremos directrices de cómo y cuándo volver al servicio”.

 

Esa misma tarde de viernes, fue un constante ir y venir de mensajes y llamadas, nadie teníamos la menor idea de lo que nos iba a deparar en los próximos meses.

 

Policía Nacional en Estado de Alarma

Una vez decretado el estado de Alarma, nos nombraron los servicios. Todo iba a cambiar, desde ese momento, pasábamos a ser un Grupo Operativo, de nuevo en la calle, de nuevo de uniforme, al pie del cañón, donde de verdad hacíamos falta, dejando a un lado nuestras labores de investigación en Policía Judicial para estar ahí, al lado del ciudadano, velando por su salud y su seguridad.

 

Somos POLICÍAS, muchos llevábamos tiempo, cinco, diez, e incluso más años sin ponernos el uniforme, así que desempolvamos nuestras botas y salimos a la calle. Creo, sinceramente, que puedo hablar en nombre de todos los compañeros de mi grupo, cuando digo que ninguno dudó ni un minuto en estar ahí, de nuevo, patrullando las calles de nuestra ciudad.

 

Nuevo trabajo como Policía

Esta vez, el trabajo en la calle era diferente a cuando hace diez o doce años me ponía el uniforme para patrullar las calles del distrito madrileño de Vallecas. Por aquel entonces, el mero hecho de llevar esa camisa blanca y esos pantalones de pinzas con zapatos te hacía sentir invencible. Podías hacer frente a cualquier tipo de intervención, incluso sin chalecos antibalas, como íbamos la mayoría.

 

Ahora es diferente, el 'enemigo' no tira piedras, ni lleva pistola, pero está ahí y resulta imposible verlo. Con suerte, sabrás si has sido su víctima, en diez o quince días.

 

En cierta medida se palpa el miedo en el ambiente, los policías, con la única protección de una mascarilla y unos guantes de látex, afrontamos situaciones en las que desconocemos si la persona que tenemos delante es portadora del COVID-19 y si hoy, nos llevaremos el “bicho” a casa. Con el miedo y la incertidumbre de si mañana, nuestros hijos y nuestras parejas pueden ser contagiados por nosotros mismos. Francamente, no nos gustaría ser el verdugo de los nuestros.

 

El miedo te paraliza, y es normal tenerlo, por eso, lo importante es saber gestionarlo, poder correr hacia el peligro cuando todos huyen de él, conscientes del riesgo que supone, pero a la vez convencidos de los que hacemos.

 

También es cierto que ese miedo y esa preocupación desaparecían de los coches patrullas un rato cada día, cada tarde a las 20:00 horas, cuando los vecinos y nosotros nos uníamos para agradecer a los sanitarios la labor que estaban realizando. El aplauso de la gente a nuestro paso y los agradecimientos desde sus ventanas hacían olvidarte por un momento de cualquier miedo o preocupación.

 

Nueva normalidad para la Policía

Ahora, dos meses y medio después del comienzo de esta crisis sanitaria, hemos vuelto a una ligera normalidad laboral en la Policía Nacional, de vuelta al trabajo de investigador en Policía Judicial y, sinceramente, puedo decir bien alto que echo de menos a la gente, a la calle, al uniforme.

29 de mayo del 2020
Un artículo muy bueno y muy real.
29 de mayo del 2020
Muchas gracias por vuestra labor y por compartir, ¡Bravo!
 
 

Nuevo comentario: