El Registro Civil

 

Si tuviéramos que referirnos a una materia que ha sido objeto de nueva regulación, nuevos propósitos y nuevo sistema de funcionamiento, aún pendiente de entrar en vigor, eso sí, sin duda sería este servicio al que ahora nos referimos.

A día de hoy continúan estando vigentes tanto la Ley de Registro Civil de 1957, como su reglamento de desarrollo, Reglamento del Registro Civil de 1958, aun habiéndose publicado la Ley de 21 de julio de 2011.

En un principio la entrada en vigor de la mayor parte del contenido de esta última estaba prevista para julio de 2014. No obstante, a raíz de la Ley de 15 de octubre de 2014, de aprobación de medidas urgentes para el crecimiento, la competitividad y la eficiencia, su entrada en vigor se ha prorrogado, siendo finalmente el 15 de julio de 2015.

¿Motivo?Asegurar el correcto funcionamiento del nuevo sistema, dadas las novedades que incorpora.

Esto ha provocado que las bases de las convocatorias de aquellos procesos selectivos que exigen el conocimiento de esta materia hayan tenido que puntualizar, o deban hacerlo en lo sucesivo, la normativa objeto de examen: si aquella que se encuentra todavía vigente o aquella que se encuentre simplemente publicada en la fecha de la propia convocatoria.

Ciertamente la citada Ley de 15 de octubre de 2014 ha supuesto importantes novedades, como decíamos, en lo que a esta institución se refiere.

Entre otros aspectos a que se refiere, alude al mantenimiento del carácter gratuito de la prestación de este servicio público, tanto para los ciudadanos como para las Administraciones Públicas. Asimismo, la competencia para la llevanza del Registro Civil se atribuye a los Registradores que tengan a su cargo las oficinas del Registro Mercantil, en su condición de funcionarios públicos. De esta forma tales oficinas adquirirán la condición de Oficinas del Registro Civil y Mercantil. Esta atribución, como la propia ley reconoce, se realiza en ejecución de la “desjudicialización” del Registro Civil, con el fin de poder conseguir mayor eficacia en su organización, gestión, en su funcionamiento en definitiva.

El Gobierno promoverá, en el plazo más breve posible, las modificaciones de la Ley de 2011 que sean necesarias para su adecuación a la llevanza del Registro Civil por los Registradores de la Propiedad y Mercantiles, incluyendo las reglas de competencia para la inscripción de los hechos y actos que deban acceder al Registro Civil y el régimen del personal al servicio de la Administración de Justicia destinado actualmente en el Registro Civil.

Precisamente esto hace que tengamos que tener en cuenta algo importante: Hasta que estas funciones asumidas por los Registradores de la Propiedad y Mercantiles, la competencia para la práctica de los asientos, expedir certificaciones, etc., corresponderá a los Jueces y Magistrados que hasta ese momento tuvieran la condición de Encargados del Registro Civil, o a los Secretarios por delegación de aquellos, en cuanto a la capacidad de certificación, algo que se llevaría a cabo claro conforme a la Ley de 1957.