Educación »

¿Podemos detectar si nuestro hijo sufre acoso escolar?

  • El acoso escolar, o bullying, está actualmente en muchas noticias debido a los últimos acontecimientos. ¿Puede mi hijo sufrir acoso escolar? ¿Cómo se puede detectar?
  • Oposiciones MasterD Educación
 
¿Podemos detectar si nuestro hijo sufre acoso escolar?

Últimamente se oye en todos los medios de comunicación, y se puede leer en los periódicos noticias relacionadas con el acoso escolar o bullying. Está en boca de todos, y algunas de estas noticias, como padres, nos sobrecogen. ¿Puede nuestro hijo sufrir acoso escolar? ¿cómo lo puedo detectar?

 

Acoso escolar, bullying, hostigamiento escolar,…son términos distintos que podemos utilizar para definir lo mismo: una forma de maltrato físico, verbal o psicológico, que se produce entre escolares de forma repetida durante un período de tiempo determinado.

 

Los hostigadores buscan intimidar a la víctima y para ello abusan de su poder, mientras que a los niños acosados esto les lleva a una fobia escolar, les produce angustia, baja su autoestima,…entre otros muchos efectos.

 

Las víctimas de acoso escolar suelen ocultarlo tanto a sus padres como a los maestros. Es importante estar atentos y prever algunos síntomas o indicios que pueden orientarnos a descubrir si nuestros hijos están sufriendo una situación de acoso escolar en el centro.

 

Estos indicios suelen ser:

  • Cambios en su estado de ánimo: Puede comenzar repentinamente a manifestar tristeza, irritabilidad, ansiedad, cambios de humor, se nota más miedoso, nervioso, distraído…en definitiva una actitud que no es habitual en él.
  • Bajo rendimiento escolar: Sus notas se ven afectadas y empieza a ver una disminución de su rendimiento.
  • Detectamos evidencias físicas: Como pueden ser moratones, heridas, rasguños… y en ocasiones, esto también suele ir acompañado de la aparición de algunas de sus pertenencias rotas o le desaparecen objetos.
  • Pone excusas: Para no asistir a clase y se inventa enfermedades para quedarse en casa.
  • Trastornos del sueño: Duermen mucho o al contrario no concilian el sueño. Aparecen pesadillas.
  • Quiere pasar tiempo solo: Y no se relaciona con ningún compañero. No quiere participar en las actividades extraescolares.
  • Pueden aparecer trastornos alimenticios: Pérdida de peso, etc.

 

Para evitar desenlaces fatales, como los que hemos vivido en noticias recientes, es fundamental una pronta detección del acoso escolar, para que tanto la familia como los profesores puedan tomar cartas en el asunto y llevar a cabo las medidas oportunas.

 
 

Nuevo comentario: